Jaruco

A la justicia por vocación

Visitas: 47

El Sistema de Tribunales Populares de Cuba partió de la iniciativa del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz, el 23 de diciembre de 1973, para propiciar la participación del pueblo en la impartición de justicia.

Al cumplirse el aniversario 50 de estos órganos judiciales, hoy conversamos con la jueza Jéssica Laura Becerra Pérez, quien preside el Tribunal Popular Municipal de Jaruco.

Periodista: ¿Qué tiempo llevas trabajando en el Tribunal de Jaruco y cómo llegas hasta él?

JBP: “Me gradué en diciembre de 2022 y comencé un proceso de prácticas. No fue hasta el 16 de enero de 2023 que comencé oficialmente a trabajar como jueza profesional suplente. Durante este periodo, participé en un sistema de prácticas, entrenamiento y cursé un Diplomado que duró seis meses, concluyendo en junio. Una vez finalizado el diplomado sobre el Sistema de Tribunales y la impartición de justicia, se me propuso asumir la presidencia del Tribunal Municipal, y desde julio comencé a ejercer como Presidenta del Tribunal municipal aquí en Jaruco”.

P:¿Cómo ha sido tu vínculo con profesionales de mayor experiencia en los órganos judiciales?

JBP: “Desde el primer día en que comenzamos a estuduar el Tribunal siempre ha mantenido las puertas abiertas. Cuando llegas siempre te ofrecen asesoramiento y bibliografía para que puedas ampliar tus conocimientos. Incluso durante eventos científicos, aunque seas estudiante, te convocan para que participes con tus propios trabajos universitarios.

Una vez que nos graduamos, comenzamos a participar en todas las actividades del Tribunal. Si tengo alguna duda en medio de una audiencia, puedo salir, plantear la cuestión y me responden. Si me quedo con dudas, me aseguran que me volverán a atender.

Personalmente, he recibido un gran apoyo, de alta calidad, por parte de todos los jueces. Y no solo de los jueces, sino también de todo el personal que trabaja en este tribunal. Son un gran equipo. Las secretarias son excepcionales, y aunque no tienen la licenciatura en Derecho saben tanto como jueces”.

P: ¿Cómo describes el impacto del trabajo de los tribunales a nivel comunitario?

JBP: “En los sectores de la sociedad que influye nuestro trabajo o que están relacionados con nuestro trabajo, a veces es un poco complicado, ya que las personas a menudo tienen visiones erróneas y ven al tribunal como el villano. El tribunal no es intrínsecamente malo, sino que intervenimos en conflictos en los que una parte se ve beneficiada mientras que la otra no lo está. Para unos, seremos los malos, mientras que para otros, seremos los buenos. Esto depende de la posición que cada cual tenga en ese conflicto o priceso.

Nuestra labor también incide significativamente en la reinserción de los sancionados, con el objetivo de integrar a todos en un entorno laboral, así como en apoyar a los jóvenes que continúan sus estudios. En este momento, estamos supervisando a 76 individuos, asegurándonos de que cumplan con sus obligaciones laborales, y hemos logrado facilitar que muchos de ellos prosigan con sus estudios, especialmente aquellos que han sido sancionados a edades tempranas”.

P: ¿Qué retos tienes por delante para este próximo año?

JBP: “Creo que ya me correspondería participar en la maestría proporcionada por el Tribunal Provincial, en la cual todos los presidentes debemos participar. Es fundamental para mí seguir perfeccionándome, porque el Sistema de Tribunales y la justicia experimentan constantes cambios y la implementación de nuevas leyes; surgen nuevas directrices y debo superarme constantemente hasta adquirir un amplio dominio en mi campo, que al fin y al cabo es la carrera que estudié y la que realmente disfruto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram