Opinión

Historias en la piel.

Visitas: 249

En cada tatuaje se esconde una historia. Puede ser un acto de desafío, la forma de cubrir una cicatriz, del cuerpo o del alma, un voto de confianza al artista que plasma en tu piel vivencias, logros de tu vida, símbolos que te identifican, o simplemente tu buen gusto.
Los tatuajes son emblema de transformación; intricados diseños indelebles que no solo adornan la piel: relatan historias personales de lucha y superación.

El arte corporal cuenta por si solo un testimonio, cada línea de tinta es parte de una narración. No puede ser una decisión a la ligera, ni en las manos de cualquiera. El respeto a su tradición también implica estar seguros, y no pincharse por mero capricho.

Conocer su significado es asomarse a la ventana del alma de quién expresa en su cuerpo sus experiencias, y decide llevar a la vista quien es. Es un momento catártico de dolor que cura y queda para siempre.

Es también romper con los estereotipos. ¿Tenerlos o no hace mejor a una persona?

Definitivamente la hace diferente, por la singularidad de su diseño y lo íntimo de su significado.

Estar tatuado marcó la diferencia en una época, estigmatizó en otras. Sin embargo, cada vez más, el arte sobre la piel inunda generaciones. ¿Que vas a hacer con ese tatuaje cuando seas vieja? – me dicen.

Casi toda mi generación, la gente que envejecerá conmigo, tendrá al menos uno. ¿Qué haré con él?…contar su historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram