FotorreportajesOpinión

Miradas monumentales (+Fotorreportaje)

Visitas: 262

“En Jaruco tratamos muy mal a los monumentos” – fueron las palabras de un amigo con quien comparto una suerte de pasión por esta, mi tierra adoptiva. Lo cito para ilustrar la brisa que atizó la llama de la curiosidad y me hizo chocar de frente con una realidad compleja.

Monumento que marca el lugar donde acampó el Mayor General Antonio Maceo, durante la Toma e Incendio de esta ciudad, el 18 de febrero de 1896.Foto Addys Hernández

En mi recorrido encontré, desde tarjas ausentes hasta el obelisco que recuerda a todos los jaruqueños la memorable fecha de la Toma e Incendio de esta ciudad, el 18 de febrero de 1896, hoy tristemente decorado por la basura de los vecinos.

Hay signos incluso más alarmantes. Quien tenga dudas sobre el mal estado de los monumentos y sitiales históricos de Jaruco, que visite el lugar donde miembros de la generación del centenario realizaron prácticas militares con el Comandante en Jefe en las lomas de La Chirigota, cuya tarja conmemorativa yace hecha pedazos a los pies de la estructura de mampostería que antaño la sostuvo. El visitante debe ser cuidadoso, pues en el afán de llegar al sitio transitará por una carretera en muy mal estado, devorada por marabuzales y convertida en un basurero clandestino.

Lugar donde miembros de la generación del centenario realizaron prácticas militares con el Comandante en Jefe en las lomas de La Chirigota. Foto Addys Hernández

El problema se extiende a otras construcciones conmemorativas en honor a mártires o sucesos, que también flotan en el limbo del abandono y la depredación desde hace varios años, y quedan al margen de estrategias educativas a todos los niveles. Me atrevo a afirmar que ciertos sitios que marcan acontecimientos de relevancia nacional o local solo tienen contacto con humanos muy ocasionalmente, y por aquello del acto que vendrá.

Sitio donde murió Raúl Hernández.Foto Addys Hernández
Vivienda del mártir Raúl Hernández. Foto Addys Hernández
 En Jaruco contamos con la Oficina de Asuntos Históricos del Comité Municipal del Partido, y la Comisión Municipal de Monumentos, instancias donde los análisis de estas situaciones y la adopción de medidas concretas deben signar la rutina, de conjunto con la sistematicidad, el control y la exigencia.
Monumento a Las Madres, Parque José Martí. Foto Addys Hernández

Patrimonio, es lo que recibimos de los padres y es nuestro por derecho propio. Abarca el territorio, leyendas, tecnologías… conocimientos. Patrimonio, es además una de las principales líneas estratégicas para el desarrollo de este terruño, porque Jaruco vive en su historia.

Sitial dedicado a los mártires Noelio Capote y Tomás David Royo. Foto Addys Hernández
Monumento en el Parque de Los Mártires. Foto Addys Hernández
Por todo lo expuesto aprovecho para cerrar mi comentario con la invitación a poner mayor atención e intención a los monumentos y sitios históricos de este pueblo, a seguir sin lugar al cansancio el arduo camino de quienes aman y fundan, pero también el de aquellos que recuerdan y honran.
Monumento a las víctimas de la reconcentración en Jaruco. Foto Addys Hernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram