FotorreportajesOpinión

Jaruco pierde su Iglesia (+Fotorreportaje)

Visitas: 34

La Parroquia de San Juan Bautista de Jaruco se erige en el centro histórico de este pueblo como una joya monumental que seduce miradas y lentes fotográficos por su majestuosidad, y cierta dosis de misterio o nostalgia que transmiten las huellas del tiempo.

Aunque se ha intervenido en diversas ocasiones a través de los años con el objetivo de mejorar el estado físico de la construcción, desde la rehabilitación del Museo Municipal, y más recientemente el Liceo, por comparación resulta evidente que el edificio necesita mantenimiento. Pero, juzgar solo por la fachada nos haría cómplices del desconocimiento sobre las heridas que guarda en su interior la construcción más emblemática de la Ciudad Condal.

 

 

 

 

 

 

 

Desde hace algunos años el deterioro comenzó a ganar terreno sobre muros, techo, pisos, jardines. Hoy, es urgente intervenir, afirma el párroco Vladimir Aguilar Barrueco, quien desde su llegada al templo hace apenas 2 meses, apreció esta triste realidad.

 

 

 

 

 

Sin demora transmitió su preocupación a instancias superiores de la Iglesia Católica, lo que devino en la posibilidad de contratar los servicios de la Mipyme Arnaldo Construcciones, con experiencias favorables en el territorio. Actualmente aguarda porque le presenten el presupuesto que requerirá la intervención en la Parroquia de San Juan Bautista de Jaruco.

 

 

 

 

 

 

 

Teniendo en cuenta que los principales daños se encuentran en el techo de la nave construido de madera y tejas, en el coro, en la carpintería de puertas y ventanas, así como el revestimiento de los muros de cantería en algunas zonas, el padre Vladimir teme que la cifra demandada supere las posibilidades económicas con las que cuenta la Iglesia para la reparación.

 

 

 

 

 

 

Siendo el patrimonio una de las principales líneas en la Estrategia de Desarrollo Municipal, y tratándose en este caso del ícono fundacional de la Ciudad Condal, es imperioso considerar la participación de las autoridades gubernamentales del territorio en la gestión de los recursos para apoyar esta labor, que constituye una prioridad atendiendo a lo que representa el inmueble en cuanto a identidad local.

 

 

 

 

 

 

La Iglesia de Jaruco, es de los feligreses, y de los que no lo son; es de todos los que pertenecemos a este terruño, los que aquí vivimos y los que desde otras latitudes se sienten jaruqueños. Es considerada la obra más antigua de esta Ciudad, la que la representa y distingue. El privilegio de tenerla hasta hoy conlleva la obligación de conservarla.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram