Fotorreportajes

Pasos firmes hacia la soberanía alimentaria (+Fotorreportaje)

Visitas: 105

El Instituto de Investigaciones Hortícolas “Liliana Dimitrova“, de la provincia Mayabeque, es un verdadero paraíso para quienes aman el cultivo de plantas aromáticas. Esto se debe a un proyecto que desarrolla la entidad, con vistas a lograr la reproducción de estas especies en Cuba, y tributar a la sustitución de importaciones.

Rafael Deroncele Caignet, ingeniero e investigador auxiliar. Foto Addys Hernández


El ingeniero e investigador auxiliar, Rafael Deroncele Caignet, ofreció declaraciones a Radio Jaruco, durante un recorrido por las zonas cultivadas.

“Salvia: Tiene un olor intenso y un sabor ligeramente amargo y aromático. Esto se debe al alto contenido en aceites esenciales. Se utiliza principalmente en la cocina italiana y combina muy bien con platos de carne, aves y pescado”. Foto Addys Hernández
“Esta es la mostaza brasileña. Estamos trabajando en ella para obtener semilla, con la misma finalidad de no tener que importar nada de eso. Su semilla tiene una gran viabilidad y las hojas de la planta tienen un sabor muy similar a la lechuga. Muy buena, muy productiva”. Foto Addys Hernández
“Romero: De fuerte y agradable olor. Combina con las carnes, y le da un sabor especial a las papas cocidas y otros vegetales. Se puede usar tanto fresco como seco. Una ramita de romero fresco es ideal para aromatizar aceites y vinagres y así darle un toque diferente a ensaladas y aderezos”. Foto Addys Hernández

“Nosotros tenemos trece variedades de plantas aromáticas: cúrcuma, albahaca, orégano, perejil, cilantro, romero, entre otras. Todas son plantas que se importan. Aquí hay soberanía alimentaria, que era una de las cosas que estábamos buscando, multiplicamos y procesamos aquí por medio de una planta piloto, y así no hay que traer nada del exterior; estamos tratando de sustituir estas importaciones”.

“El laurel es una planta aromática de uso frecuente en la gastronomía. Presenta un aroma intenso, fresco. El uso más habitual es la hoja seca y entera, que aunque presenta un olor menos intenso que el fresco, el proceso de secado mejora su sabor eliminando el amargor”.Foto Addys Hernández
“Todas las producciones tienen que cerrar un círculo. Los residuos de cosecha se utilizan como materia orgánica a la vez que se incorporan al suelo, y es un ciclo cerrado. Todo se va combinando a través de otras técnicas que se utilizan en el Instituto como abonos naturales, plantas repelentes y demás”. Foto Addys Hernández

 

“Este orégano, la semilla la producimos aquí en Cuba, la multiplicamos aquí en Cuba y no hay que traer nada del exterior”. Foto Addys Hernández

Periodista: ¿Se han adaptado bien al clima cubano?

“Las hojas de estragón francés tienen un sabor muy aromático. Las flores y las hojas se pueden utilizar mucho en la cocina, especialmente para dar sabor a pollo, pescado, y otros platos”. Foto Addys Hernández

RDC: “Sí, tienen buena adaptación”.

“Eneldo: Tiene un sabor ligeramente anisado. No es muy conocido en nuestras cocinas, sin embargo da muy buen resultado. Puede utilizarse con pescados, carnes blancas, salsas y sopas”. Foto Addys Hernández

P: Existe una teoría en la población de que las plantas una vez procesadas pierden sus propiedades. ¿Qué nos puede decir al respecto?

“Este perejil es procedente del Banco de Germoplasma del Instituto de Investigaciones de Agricultura Tropical INIFAT que produce semilla en Cuba. Todo el perejil que se sembraba aquí, en la agricultura en sentido general, era semilla traída de Francia o de Italia. En estos momentos ustedes pueden ver acá esto se llama soberanía alimentaria”. Foto Addys Hernández

RDC: “Si usted utiliza la tecnología, buenas prácticas agrícolas y buenas prácticas de manufactura en el proceso industrial no tienen porque perder cualidades. Hay que garantizar también buenos sistemas de riego, nutrición, atención a las plagas. Todo eso junto a la utilización, durante el procesamiento, de la temperatura adecuada y humedad para el secado de estas plantas, son parámetros que se requieren para obtener un producto de alta calidad. Por último, el envase que se utilice es primordial. Generalmente todas tienen una durabilidad de dos años después que se procesan”.

Parte de las naves de tapado que servían de protección a las plantas aromáticas en el Instituto, quedaron destruidas hace tiempo por el paso de un huracán. Actualmente crecen a la intemperie, lo que requiere cuidados mayores. Foto Addys Hernández

P: ¿Cumplimos con las buenas prácticas agrícolas y de manufactura aquí en Cuba?

RDC: “ Sí, aquí estamos tratando de modelar todo ese proceso en una planta piloto para que después sirva de ejemplo para su réplica en el resto del país”.

Vea además : Flores y ciencia (+Fotorreportaje)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Twitter
YouTube
Telegram